Por tercer año consecutivo la Tierra registra un nuevo récord de temperaturas altas

0
1939

calor

La NASA acaba de confirmar que el 2016 ha sido el año más caliente de la historia de la Tierra, un dato científico que acaba de romper un nuevo récord ya que anteriormente el 2015 fue considerado el más caluroso y, previamente, el 2014.

Estas cifras demuestran que, a pesar de los acuerdos internacionales sobre el cambio climático, los esfuerzos siguen siendo insuficientes para disminuir las elevadas temperaturas que ponen el peligro la vida de miles de especies y de una serie de islas que sufren de continúas inundaciones.

La alarma mundial se ha disparado por estos datos que también fueron confirmados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). Según la NASA, la temperatura del 2015 fue establecida en 1.1 grados centígrados, la del 2016 fue 0.07 más elevada. Una cifra de apariencia pequeña pero que en realidad significa el derretimiento de kilómetros en el Ártico, por ejemplo.

Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, reconoció que estas cifras demuestran un elevamiento constante de la temperatura de la Tierra, por lo que el 2017 podría seguir la tendencia.

“No esperamos un record cada año, pero la tendencia de un calentamiento en curso a largo plazo es evidente”, manifestó en un comunicado de prensa.

Si observamos con detalle las cifras presentadas por la NASA de las últimas décadas, podremos evidenciar que desde el año 2000 se han establecido nuevos records de temperatura de nuestra historia.

El hielo de los árticos está desapareciendo

La consecuencia directa de las excesivas temperaturas a las que está siendo sometida la tierra es el desprendimiento y el derretimiento del hielo en los árticos, lo que también ha alcanzado un nuevo record: la cantidad de hielo ártico es la segunda más pequeña de la historia.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) reconoció por su parte que los niveles del hielo se están calentando dos veces más rápido que la media mundial, lo que causa un desprendimiento de hielo sin precedentes.

“El promedio de hielo flotante en el océano fue de cerca de 10,1 millones de kilómetros cuadrados, el área más pequeña desde el comienzo de las observaciones por satélite en 1979”, informaron distintos medios.

Diversos científicos del mundo entero han pedido prestarle atención especial a estas cifras, sobre todo en el contexto político internacional donde el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y sus consejeros climáticos más cercanos, se han mostrado incrédulos frente al cambio climático.

Fuente: La Mula

Foto: web