“Erradicación del Analfabetismo Absoluto en la provincia de Hualgayoc”

0
648
Momento del lanzamiento del programa municipal

Al lanzamiento del programa, el martes 9 de agosto 2022 en el Teatro Municipal de Bambamarca, asistieron doce Directores de Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) de la región Cajamarca, el Rector de la Universidad Nacional de Cajamarca Dr. Segundo Escalante Zumaeta, las doctoras: Regla de la Caridad Lobaina Derroncelee y Juana Nora Isaac Díaz  enviadas del país de Cuba para dirigir el programa, algunas autoridades de la provincia de Hualgayoc, dirigentes de las rondas campesinas, representantes de iglesias evangélicas, alumnos  y profesores.

El método cubano «Yo sí puedo» será aplicado a unas 15,700 personas iletradas de la provincia de Hualgayoc en 20 círculos de aprendizaje. Los facilitadores del programa serán seleccionados el jueves 11 y viernes 12 de agosto. 

En el discurso de apertura del programa municipal » Erradicación del Analfabetismo Absoluto en la Provincia de Hualgayoc» el Prof. Eloy Sánchez Leiva, Gerente de Medio Ambiente y Saneamiento de la Municipalidad de Bambamarca, agradeció al Alcalde de la Municipalidad de la Provincia de Hualgayoc, Marco Antonio Aguilar Vásquez, por la voluntad política de atender e implementar el programa de alfabetización y felicitó al Prof. Carlos Humberto Cruzado Benavides, Teniente Alcalde de la municipalidad provincial, por presentar y persistir hasta que salga el programa en sesión de concejo el problema del analfabetismo en la provincia de Hualgayoc. Sánchez recordó los momentos históricos que tuvo el país de Cuba para convertirse en el país libre de analfabetismo, «en algún tiempo allá en Cuba con muchísimas dificultades empezaron su trabajo de alfabetización y llegaron hasta los rincones más profundos de esa república; pero no había la tranquilidad que tenemos acá. Los contra revolucionarios estaban presentes y fueron quien mataron a Conrado Benites García, un 5 de enero de 1961, pensando que con eso iban a echar a tierra el trabajo de alfabetización en Cuba, muy por el contario; todos los maestros se congregaron y ese mismo mes de enero 100 mil brigadistas con el nombre de Conrado Benites García estaban llegando a los lugares más lejanos de Cuba y el día 22 de diciembre del año 1961 la república de Cuba se declaró el primer país libre de analfabetismo de América Latina» – dijo emocionado Eloy Sánchez.

Cuba Regla de la Caridad Lobaina Derroncelee

En entrevista para Radio Coremarca mencionó que el método «Yo sí puedo» es un programa para aprender a leer y escribir con personas jóvenes y adultas donde intervienen en la metodología un facilitador y la tecnología. El método se ha aplicado en varios países latinoamericanos y países del primer mundo como España y Canadá con buenos resultados. Además ha recibido premios y reconocimientos de la UNESCO. 

Los materiales que usará el facilitador, según la Dra. Cuba, es el manual del facilitador, la cartilla que usará el participante para su aprendizaje y las vídeo clases. «En 6 semanas se puede aprender» – dijo Cuba, pero dependerá del ambiente y el contexto donde esté el participante. El método «yo sí puedo» es una iniciativa de expertos cubanos a pedido del comandante Fidel Castro y primero fue mediante la radio (Alfa Radio), luego se crea el «Yo sí puedo» para poderlo aplicar en el resto de países, informa la Dra. Cuba. El método parte de lo conocido, pero la empatía del facilitador con el participante será la clave para tener éxito.

Juana Nora Isaac Díaz

También habló para los micrófonos de Radio Coremarca, mencionó que no es la primera vez que está en Perú, ya estuvo en el año 2004 al 2006 implementado el programa «Yo sí puedo» en un proyecto de  la Derrama Magisterial en convenio con el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas de Cuba. El programa se implementó en algunas municipalidades de la capital del Perú, Lima, Ayacucho e Iquitos.

El programa «Yo sí puedo» tiene su aplicación en más de 30 países del mundo con más de 10 millones de alfabetizados. «Yo sí puedo» es un programa audiovisual y presencial que permite que con menos recursos la persona alcalse la posibilidad de aprender a leer y escribir y por su puesto, con el apoyo de otros programas que ayuden al participante ingresar a la educación básica. «Es como una telenovela, todos los días aprendo una letra» – dice Nora Isaac. 

El programa tiene poca duración, dependerá mucho del facilitador y el compromiso que tenga cada participante.